Prólogo para mamás y papás

Allá por el mes de noviembre del año 2017, Marta de seis años dibujaba su timidez sobre un papel blanco inmaculado, un sol, un horizontal campo verde esperanza, y sobre una piedra un insecto bañado en un color rojo carmesí.

Papá, ¿te gusta la Mariquita que he dibujado, cuantos puntitos tiene una Mariquita?, pregunta la pequeña, ¡si!, me encanta, y puntos, pues no se, los que le pongas tu Marta.

¿Que te parece si le damos vida a ese dibujo tan bonito, le ponemos el título de la Mariquita Margarita, nos inventamos un cuento?, pregunta papá, ¡si!, me gusta, ¡no!, más aún, me encanta, grita muy feliz Martita.

Y nació un trabajo, aunque preferimos decir que hemos inventado un juego, consistente en una hermosa colaboración de una hija con su papá, o de un papá con su hija. Un proyecto de complicidad indestructible entre nuestra principal protagonista, la pequeña ilustradora Marta, y un padre que navega entre sus publicaciones en la prensa, revistas y ahora cuentos infantiles, menuda aventura la que vamos a vivir.

Las ilustraciones y los renglones que pueblan las páginas de nuestro libro de cuentos, han sido perfilados, copiados, dibujados y pintados con la acuarela de la imaginación. Un cúmulo de letras con sus imágenes, que se combinan siguiendo el patrón universal de los sueños de los más pequeños de la casa. Signos que se empapan de las fantasías de la infancia que recuerdan con cariño infinito nuestras mamás y papás, que si, que los mayores aún siguen siendo niños.

Hemos querido contar una serie de episodios cotidianos a través de algunos seres mitológicos, la Xana Ana, Marta la Sirena, y otros muchos amigos, animales que hablan, van al cole, se ponen malitos y celebran su cumpleaños. Relatamos breves momentos, vistos desde la perspectiva infantil, la de la pequeña Marta. Os invitamos a sumergiros en veinte viajes, veinte relatos que intentan fomentar en nuestros pequeños, pensamientos enmarcados en la igualdad, contra el acoso escolar, en favor de la colaboración, ayuda desinteresada, amistad, amor sin fronteras y otros valores positivos, todos ellos son textos atrapados en la humilde pluma de este escritor, y siempre canalizados a través de los pensamientos que Marta tiene, que plasma como mejor sabe, dibujando.

Papá dale vida a este dibujo, porque es lo que ahora estoy imaginando, así mis amigos del cole y de otros lugares del mundo mundial, leyendo nuestros cuentos podrán sentir lo que yo siento.

Somos ficción, imaginación, ilusión, invención y veinte cuentos dibujados.